El complicado entramado entre la genética, la metagenómica y la epigenética en el desarrollo de la obesidad

Hoy en día sabemos que los genes contribuyen a la etiología de la obesidad de diversas formas. La obesidad es una enfermedad de origen poligénico y multifactorial cuyo tratamiento representa un desafío significativo. Además, en base al conocimiento actual, la obesidad parece ser el resultado final de numerosas influencias; genéticas, epigenéticas y ambientales sobre el individuo, lo que hace más difícil su manejo.

Es poco común que esta enfermedad esté asociada a síndromes genéticos identificables. No obstante, es importante identificarlos cuando estos síndromes con obesidad asociada están presentes, como en el caso del síndrome de Prader-Willi y de Angelman.

El síndrome de Prader-Willi se asocia con la deleción del cromosoma paterno 15q11- q13 en un 70% de los casos, en los restantes, se asocian con una disomía uniparental maternal de dicho cromosoma.

(más…)

Las proteínas a análisis…

Los macronutrientes imprescindibles en una adecuada alimentación son hidratos de carbono, proteínas y lípidos. En una dieta equilibrada estos tres elementos nutricionales deberían utilizarse a diario, en cada una de las comidas, respetando los siguientes porcentajes relativos al total de calorías ingeridas durante el día: 50-60% de hidratos de carbono, 30-35% de lípidos y 10-15% de proteínas.

Dado el auge que han tenido las dietas hipercalóricas en los últimos años, vamos a centrarnos en estas últimas, las proteínas.

Las proteínas participan en la formación, crecimiento y reparación de todos nuestros tejidos. Intervienen, además, en funciones concernientes al sistema inmune, transporte de oxígeno y metabolismo, entre otras. Por tanto, al contrario que grasas y azúcares, las proteínas no tienen como principal rol la obtención de energía, sino más bien un rol estructural de mantenimiento de nuestros órganos.

(más…)

¡Atención! Las dietas ricas en grasa alteran los circuitos del tronco encefálico que regulan el apetito antes de que se desarrolle la obesidad

Mamás, cuidado con lo que comemos durante el embarazo….

Por desgracia, el mundo al que denominamos “civilizado” o sociedad occidental tiene la imperiosa necesidad de diseñar estrategias efectivas para prevenir la obesidad. En los últimos años se han publicado los resultados de numerosos estudios en los que se destaca la importancia del periodo gestacional y perinatal en la influencia que tiene el peso y el metabolismo al nacer en el desarrollo de la obesidad.

almudena1

(más…)

Cambiamos de peso, cambiamos de telómeros

Los telómeros son de gran interés científico desde que se hizo sinónimo de “reloj celular”. En los últimos años han sido el centro de numerosos estudios relacionando distintas enfermedades, como en este caso la obesidad, con su acortamiento precoz.

Los telómeros son secuencias repetitivas de DNA no codificante [5′-(TTAGGG) n –3′]. En cada división celular, y por lo tanto, en cada replicación de DNA, estas secuencias repetidas se van perdiendo ya que la DNA polimerasa no puede replicar el cromosoma completo.  Cuando la longitud de los telómeros, llega a un punto crítico (Límite de Hayflick) que es cuando las secuencias repetitivas se han acabado, comienza a perderse secuencias codificantes, la célula comienza a fallar y entra en apoptosis.

(más…)

Edulcorantes Artificiales: ¿Alternativa saludable al azúcar?

Los edulcorantes artificiales podrían ser considerados, en principio, una alternativa saludable para las personas con problemas de sobrepeso o afectadas por enfermedades como el síndrome metabólico o la diabetes. Sin embargo, resultados de diferentes estudios parecen indicar que el consumo regular de edulcorantes artificiales podría de hecho favorecer, más que combatir, el sobrepeso y la diabetes tipo II.

En estudios a gran escala y a largo plazo realizados en la Universidad de San Antonio en Texas se observó que había una correlación positiva entre el consumo de refrescos con edulcorantes artificiales y el aumento del índice de masa corporal, así como el aumento del perímetro abdominal. En concreto, aquellas personas que bebían habitualmente refrescos con edulcorantes mostraban un aumento del perímetro abdominal que era un 178% mayor que los que no consumían este tipo de bebidas. La relación entre las dos variables mostraba un comportamiento dosis dependiente, de forma que aquellas personas que consumían dos o más bebidas edulcoradas al día presentaron un aumento de la circunferencia abdominal que era un 500% mayor que en los no consumidores. La acumulación de grasa en la zona abdominal es uno de los principales factores de riesgo relacionados con la enfermedad cardiovascular, el cáncer y otras enfermedades crónicas como la diabetes.

(más…)

Pin It on Pinterest