La optimización de peso y composición corporal para cada deporte es importante para el rendimiento deportivo, pero, al mismo tiempo, la obsesión por la delgadez puede resultar en un menor rendimiento y en problemas de salud (Hagmar et al., 2008). Está documentado que los deportes estéticos, como la natación sincronizada, que priorizan la delgadez y un aspecto corporal determinado, presentan mayor incidencia de trastornos del comportamiento alimentario (TCA) con respecto a otros deportes (Ferrand et al., 2007). Asimismo, la baja ingesta crónica de alimentos y una baja disponibilidad energética, asociadas o no a trastornos de comportamiento alimentario, están asociadas a cambios en el sistema endocrino que afectan al metabolismo y la función de muchos sistemas corporales.

Las deportistas femeninas infantil y adolescente se han convertido en parte habitual del entorno deportivo, incluido el alto rendimiento. Su participación desde la infancia en deportes de fuerte componente estético, como la gimnasia rítmica o la natación sincronizada, las convierte en una población especialmente vulnerable a los trastornos y problemas de salud anteriormente mencionados.

La natación sincronizada es un deporte único entre los deportes acuáticos; aun siendo en competición un deporte de alta intensidad, los altos niveles de entrenamiento requieren una mezcla de resistencia, fuerza, agilidad, acrobacia y flexibilidad. El aspecto corporal no es un elemento puntuable, pero sí es considerado por entrenadores y nadadoras. Asociado este aspecto con el intenso entrenamiento, se deduce que la demanda nutricional de la nadadora es compleja. Aunque hay pocos datos en la literatura acerca de este deporte, existe evidencia de que la llamada Tríada de la Atleta Femenina –baja disponibilidad energética, disfunción menstrual y baja densidad ósea- está presente en deportes de naturaleza similar (Robertson et al., 2014). Existen algunos estudios que demuestran que en la natación sincronizada se encuentra una mayor incidencia de TCA (Robertson et al., 2014). Las consecuencias pueden ser especialmente graves en el caso de niñas y adolescentes, tanto para su salud y desarrollo como para el rendimiento deportivo, por lo que es importante la labor de prevención y detección de dichos trastornos. Sin embargo, no hay publicaciones sobre la relación entre comportamiento alimentario y natación sincronizada en niñas. La Federación Internacional de Natación (FINA) está buscando la manera de reducir los riesgos de salud asociados con los deportes estéticos (Mountjoy, 2009).

Dado que la natación sincronizada sigue siendo un deporte minoritario, los estudios específicos sobre estas deportistas son escasos y reducidos a muestras pequeñas y casi siempre dedicados a adultas de élite (Lundy, 2011). No existen datos publicados sobre incidencia de TCA y otros problemas asociados a alimentación en nadadoras de sincronizada en España y son pocos los que existen en todo el mundo sobre niñas en edad escolar.

Sería necesario hacer estudios que permitan conocer el estado actual de las nadadoras de sincronizada en España, analizar la posible relación existente entre la nutrición y el rendimiento deportivo y prevenir los TCA y problemas de desarrollo en nadadoras de sincronizada.

De esta manera podremos seguir contando medallas en el hermoso deporte de la natación sincronizada.

  • Ferrand et al., Disordered eating, perfectionism and body-esteem of elite synchronized swimmers. Eur J Sport Sci. 7, 223-230.
  • Hagmar et al., 2008. Special attention to the weight control strategies by Olympic athletes striving for leanness is required. Clin J Sport Med. 18, 5-9.
  • Lundy, 2011. Nutrition for synchronized swimming: a review. Int J Sport Nutr exercise Metab 21, 436-445.
  • Mountjoy, 2009. Injuries and medical issues in the synchronized Olympics sports. Curr Sports Med Reports 8, 255-261.
  • Robertson et al., 2014. Int J Sport Nutrition and Exercise Metab 24, 404-413.

Dra. Alicia Romero Lorca. Profesora Titular de Bioquímica y Biología Molecular. Universidad Europea de Madrid.

Pin It on Pinterest

¡Compárteme!

Si te ha gustado, siéntete libre de compartir esta página.